honda_2

Takeo Fujisawa: un socio perfecto para Soichiro Honda

Quizá no os suene su nombre pero sin él Honda no existiría o no sería lo que es hoy. Takeo Fujisawa (1910-1988) fue la mente diligente y sistemática, el hombre tímido que se convirtió en el socio perfecto para la mente ingeniosa y rebelde de Soichiro Honda.

Aunque mucho menos conocida, la historia de Fujisawa no es menos inspiradora que la de Honda, que ya explicamos en el post Soichiro Honda, la inspiradora historia de un soñador incansable.

Un comienzo difícil

La vida de Fujisawa se vio fuertemente afectada por el gran terremoto de Kanto, que sacudió su ciudad natal en 1923, cuando él tenía tan sólo 13 años. La catástrofe mató a más de 140.000 personas y destruyó la empresa de su padre, sustento de la familia.

Fu

Soichiro Honda y Takeo Fujisawa, socios co-fundadores de la Compañía

El joven Fujisawa esperaba hacerse maestro pero suspendió los exámenes nacionales. La vida le tenía reservada una misión más emocionante. Primero, sin embargo, tuvo que trabajar como copista, escribiendo direcciones en sobres para apoyar a su familia.

De copista a manager

Dicen que fue siguiendo una intuición como Fujisawa decidió aceptar un trabajo que no parecía pegarle mucho: comercial para una empresa de productos de acero. Tenía entonces 23 años y su vida empezó a dar un giro, mostrándole talentos hasta entonces ocultos.

Su manera de trabajar, basada en un fuerte sentido de la confianza, pronto dio resultados y  Fujisawa vio como crecía su cartera de clientes. «Di siempre la verdad», ése era su lema. En lugar de inventarse excusas cuando había un retraso, Fujisawa se disculpaba, daba una explicación honesta de las razones del retraso y ofrecía las soluciones que tenía al alcance de la mano.

Tras nueve años trabajando en la empresa, el manager fue llamado a cumplir deberes militares y Fujisawa asumió el mando. Pero no tardaría mucho en sentirse oprimido por las limitaciones de su posición y en empezar a soñar con un futuro independiente.

honda_5

La sociedad Honda-Fujisawa dio grandes éxitos a la Compañía

Y entonces surgió el emprendedor

En 1939, Fujisawa creó su primera empresa, la Nippon Kiko Kenkyujo, un negocio de fabricación de herramientas de corte. Con su falta de conocimientos técnicos, le costó nada menos que tres años comenzar a operar.

Pocos meses más tarde, Fujisawa recibiría la visita de un cliente que le traería una carta del destino. Fue de boca de Hiroshi Takeshima, de la Compañía Aeronáutica Nakajima, que Fujisawa escuchó por primera vez hablar de un ingeniero extraordinario llamado Soichiro Honda.

En junio de 1945, ya a punto de terminar la Segunda Guerra Mundial, Fujisawa escapó por los pelos un ataque aéreo y decidió evacuar su fábrica al completo a Fukushima. Y entonces, las necesidades de la posguerra le empujaron a tomar una decisión rápida. Japón necesitaba materiales de construcción. Ni corto ni perezoso, Fujisawa abrió un nuevo negocio en Fukushima. Sin embargo, convencido de que un día volvería a Tokio, no dejó de buscar oportunidades en la capital.

La oportunidad llegó

Un día del verano de 1948, mientras Fujisawa buscaba proveedores en Tokio, el azar quiso que se encontrara con Takeshima, quien le contó que Soichiro Honda había empezado a fabricar motores auxiliares para bicicletas. Tras el encuentro, Fujisawa decidió volver a instalarse en la capital. Dicho y hecho: regresó a Fukushima, cerróó su fábrica y abrió una tienda de madera en Tokio, como una manera temporal de ganarse la vida.

«Él tiene lo que yo no tengo»

En agosto de 1949, apenas un año tras el regreso de Fujisawa a la capital, Takeshima le sugirió un encuentro con Soichiro Honda. Así fue como los dos fundadores de Honda se vieron por primera vez. Cuentan que la conexión fue instantánea. Sus personalidades eran radicalmente diferentes y sus talentos correspondían a diferentes áreas de especialización. ¿Por qué se entendían tan bien? Los dos habrían dado la misma respuesta a esta pregunta: «Él tiene lo que yo no tengo».

Sueños compartidos, rumbo al futuro

Un año antes, Soichiro Honda había fundado Honda Motor Co. y acababa de lanzar la Dream D-Type. Tras el encuentro, Fujisawa se convirtió en director ejecutivo. Honda era el inventor, el creador; Fujisawa, el vendedor y gestor financiero. Pocos meses después, a pesar de la difícil situación económica en el Japón de la posguerra, la Compañía hizo su primera ampliación de capital. Una cuarta parte de la nueva inversión la hizo Fujisawa.

Honda tenía entonces 42 años, Fujisawa, 38. Y fueron socios hasta que ambos se retiraron de sus puestos en 1973. Lo que se desarrolló entre ellos fue una relación madura de entendimiento mutuo: ambos reconocían las habilidades del otro y compartían los sueños que aún les quedaban por cumplir.

Deja un comentario