Honda Super Cub

¡Felicidades, Super Cub! 100 millones de la motocicleta más fabricada del mundo

¡100 millones! Se dice rápido, pero si se trata de motocicletas que hay que diseñar, fabricar, distribuir y vender, la cifra adquiere una mayor dimensión. A punto de celebrar su 60 aniversario, la Honda Super Cub ha superado los 100 millones de unidades vendidas. ¿Hay mejor manera de demostrar su excelente estado de salud?

En marzo de 2014, la mítica scooter alcanzó una producción total de 87 millones de unidades, y se convirtió en la motocicleta más fabricada del mundo. Actualmente, Honda fabrica la Super Cub en 16 plantas ubicadas en 15 países alrededor del mundo, y se comercializa en más de 160 países.

Puro espíritu Honda

Desde su debut en 1958, la reconocida gama de motocicletas de la marca se ha mantenido fuerte en todo el mundo, a pesar de que, curiosamente, Honda no consideró inicialmente la Super Cub como un elemento importante para su expansión internacional.

Quizá este importante recorrido se debe a que  la Super Cub encarna a la perfección el espíritu de la marca. No en vano el desarrollo del primer modelo de la gama, lanzado en 1958 en Japón, estuvo directamente en manos de los dos fundadores de la compañía: Soichiro Honda, quien a pesar de sus crecientes responsabilidades como presidente seguía teniendo corazón de ingeniero, se encargó del desarrollo, mientras que Takeo Fujisawa se ocupaba de la gestión y el marketing. En el corazón del éxito de la icónica motocicleta se encuentran los valores clásicos de la marca: ofrecer una movilidad urbana sencilla y cómoda, de fácil mantenimiento y bajo consumo.

Un diseño muy particular

¿Puede el diseño de una motocicleta ser una marca registrada? Puede. En 2014 la Super Cub, la motocicleta más fabricada del mundo, se convirtió en el primer vehículo en obtener una marca registrada de tipo tridimensional en Japón. Era la primera vez que se protegía la forma de un producto de una compañía automovilística, y una de las escasas ocasiones en las que se aplicaba esta modalidad a un objeto industrial.

La Super Cub ha evolucionado mucho desde sus orígenes, pero el espíritu y filosofía de su diseño no han cambiado. El primer modelo estaba impulsado con un motor de válvulas en la culata, 3 velocidades y un solo cilindro. La última Super Cub, equipada con un motor de inyección electrónica de bajo consumo, cuenta con mejoras mecánicas y tecnológicas para mejorar su eficiencia, pero mantiene el formato de viga baja que facilita la subida a la moto.

Gracias a su larga historia y popularidad, hoy el diseño de la Super Cub ya puede considerarse característico de la marca: cualquiera que la vea pasar la reconocerá rápidamente como un producto Honda. Éste fue uno de los argumentos que convencieron a la Oficina de Patentes Japonesa a la hora de conceder la patente a la icónica motocicleta.

Ahora, a prepararse para las celebraciones del 60 aniversario de la Super Cub en 2018. ¡Larga vida!

Deja un comentario