abril 4, 2013

Entre Monza y Marrakech. Charla con Gabriele Tarquini.

Tras las tres últimas carreras del Campeonato Mundial de Turismos de 2012 –donde el portugués Tiago Monteiro consiguió un fantástico tercer lugar en la ronda final– el equipo Castrol Honda WTCC inició en Monza, el mes pasado, la que es su primera temporada completa en esta competición. A pesar de la persistente lluvia, en la primera carrera, los Civic WTCC de Gabriele Tarquini y Tiago Monteiro llegaron a la meta en cuarto y quinto lugar, respectivamente. En la segunda, Tarquini logró un tercer puesto de una carrera muy disputada. Sumando las últimas pruebas del pasado campeonato, el estreno del Honda Civic WTCC ha sido excelente, con dos podios en cuatro carreras consecutivas.

 Gabrielle Tarquini en el Geneva Motor Show

“Me impresionó el comportamiento del  Civic en una pista mojada, ya que no habíamos probado el coche en estas condiciones.”, afirma Tarquini, satisfecho tras este complicado debut.

“Por supuesto, mi mayor ventaja – ante pilotos más jóvenes como mi compañero en Honda, Tiago- es mi experiencia. He puesto esta experiencia al servicio del equipo en los test, donde he podido conducir muchos kilómetros. Esto me ha permitido mantener un buen ritmo de carrera y completar unas vueltas rápidas”, se ríe Tarquini. “Mi experiencia fue también útil bajo la fuerte lluvia de Monza. La visibilidad era prácticamente nula, había mucha agua en la pista. Mantenerse o intentar adelantar a un rival era muy arriesgado”.

Es la experiencia derivada de doce temporadas de carreras internacionales de turismos, con un balance de treinta y siete victorias y un título mundial. Honda se sintió atraída por el brillante currículo de este piloto y ex-campeón del mundo de 50 años. Sus estrechos vínculos con la escuadra japonesa-italiana de Alessandro Mariani y Ambrogetti Maurizio también jugaron su papel.

“Siento que he vuelto a casa, ¡hogar dulce hogar!”, Sonríe Gabriele sobre su llegada al volante del Honda Civic WTCC “hecho por J.A.S”. “Han pasado 12 años desde la última vez que tuve el placer de trabajar con J.A.S, pero los conozco a todos, conozco su forma de trabajar y no necesito preguntarme quién hace qué. Hablamos el mismo idioma y eso es importante para una buena relación de trabajo y alcanzar los objetivos que nos hemos fijado. ”

Tarquini, antes de correr competiciones de turismos había participado en 38 grandes premios de F1. Pero lo más sorprendente es que antes de introducirse en el deporte del motor, tenía un objetivo totalmente distinto.

“¡Lo creas o no, antes de convertirme en un piloto profesional, me estaba preparando para ser abogado!”, Se ríe Gabriele. “Pero me di cuenta que mi corazón estaba con las carreras y decidí concentrarme en mi carrera deportiva, primero en la F3000, y luego en la Fórmula 1”.

A partir de entonces comenzó una larga y fructífera relación con J.A.S y Honda.

Gabriele Tarquini

“Encontrar un volante en las competiciones de  turismos, tras el paso por la F1, y convertirse en campeón británico, fue simultáneo. Así es como conduje por primera vez para J.A.S en 1996, en el ITC. Un año más tarde, Honda me ofreció el volante de un Honda Accord en el BTCC y después competí  en la Copa de Alemania STW”.

La relación entre J.A.S y Honda comenzó en 1998, con el apoyo del fabricante en el campeonato alemán, con Gabriele Tarquini al volante. En 2001 Tarquini ganó nueve carreras con el Honda Accord y participó con J.A.S en la Supercopa de Europa FIA Touring Cup – que más tarde, en  2005, dará lugar al actual WTCC.

Algunos podrían recordar a un jovencísimo  Tarquini sentado ante el volante de un Alfa Corse para la prueba inaugural del Mundial de Turismos en Monza en 1987. En ese mismo año también debutó en la Fórmula 1 con el equipo italiano Osella, corriendo al lado de leyendas como Nelson Piquet, Nigel Mansell o Ayrton Senna. Veintiséis años después, es uno de los pocos pilotos en el mundo, de esa época, que continúa en activo al máximo nivel en las competiciones de  automovilismo. Y en Monza ha demostrado que está en plena forma…

“Todo está en la cabeza, entre los dos oídos”, se ríe Gabriele. “El contraste entre el Tarquini de cuando empecé al de ahora es que no siento la presión de ganar. No significa que no me exprima al límite, sino que tengo la tranquilidad de saber que una victoria más o menos no será determinante para mi carrera”

Tras la lluvia de Italia llega la el sol del Norte de África, ya que el Campeonato FIA WTCC se desplaza al circuito urbano de Marrakech, en Marruecos, para la segunda prueba.

“Va a ser un fin de semana caliente, en sentido literal y figurado. La temperatura puede alcanzar los 26 °, con dos rectas largas y chicanes rápidas y complicadas. Además, los bordillos de las aceras de las calles de Marrakech será también un punto “caliente” de la prueba. No se pueden comparar a los de los circuitos tradicionales. Son como trampolines que hacen saltar el coche de verdad”.

“En una semana, entre Monza y Marrakech, no hay mucho tiempo para mejorar la velocidad máxima del Civic. Pero ya he ganado antes en Marrakech y conozco la pista.”

“Basándonos en lo que sabemos ahora, nuestro principal objetivo en esta segunda prueba es anotar puntos, por lo que debemos mantener nuestra lucha en la parte alta del campeonato. El equipo va a desarrollar aún más el Civic y entonces vamos a luchar por el título. ”

Gabriele Tarquini, Tiago Monteiro y el Equipo Castrol Honda WTCC estarán en acción los días 6 y 7 de abril en las calles de Marrakech, en la segunda prueba del Campeonato Mundial de Turismos FIA.