octubre 22, 2015

Honda Integra y CR-Z: Dos coches que revolucionaron el mercado

El pasado mes de septiembre Honda presentó el Project 2&4 en el Salón de Frankfurt y no dejó a nadie indiferente. El Project 2&4 es un híbrido entre coche y moto, en concreto la RC213V con la que Honda compite en MotoGP. Los 215 CV del motor impulsan el vehículo, de sólo 405 kilos. Es sólo un concept, pero un concept que apunta fórmulas revolucionarias que no han pasado desapercibidas en el sector y que confirman el ADN innovador de la marca. Pero, ¿qué otros modelos Honda revolucionaron el mercado?

Hoy vamos a hablar de los casos del Honda Integra y el Honda CR-Z: cada uno a su manera, transformaron la manera en que el mundo de la automoción entendía los motores.

Honda Integra: el primer motor VTEC de la historia

El Honda Integra salió al mercado en 1985, y estuvo en producción hasta el 2006. Aún hoy, es uno de los modelos legendarios de la marca. Era un coche que mezclaba la deportividad con un nuevo concepto del lujo, por ello en algunos países se comercializó bajo la insignia Acura.

El Integra de 1989 fue el primer coche equipado con  un motor VTEC, un sistema revolucionario que actualmente equipa todos los coches Honda, e incluso algunas motos y motores marinos. La revista estadounidense Car and Driver incluyó el Integra en su ranking anual de los 10 Mejores Coches en seis ocasiones: en 1987, 1988, y de 1994 hasta 1997. En 2006, la revista británica Evo Magazine nombró la versión Type-R “mejor coche de tracción delantera de todos los tiempos”.

integra2

El Honda Integra inspiró el actual eslógan de la Compañía “El Poder de los Sueños”

El VTEC (Variable Valve Timing and Lift Electronic Control), un motor de cuatro tiempos con un sistema de distribución variable de las válvulas, es un mecanismo controlado por un sistema electrónico, gracias al cual el conductor puede regular la variación de la apertura de las válvulas según sea necesario.

El presidente de Honda a principios de los años 80, Nobuhiko Kawamoto, encargó a uno de los ingenieros más destacados de la Compañía, Ikuo Kajitani, que desarrollara un motor más eficiente, y le lanzó un reto: conseguir un motor de 1,6 litros con 160 CV de potencia. En esa  una época en que los motores de tal cubicaje ofrecían 70 u 80 CV como máximo, el objetivo parecía literalmente imposible. “Parecía un sueño”, explicó Kajitani más tarde.

Para diseñar el VTEC que convertiría el Honda Integra en un mito, Kajitani se inspiró en el sistema respiratorio humano: cuando estamos en reposo o moviéndonos a un ritmo moderado, consumimos poco aire, y cuando necesitamos un extra de energía, para correr o para gestionar situaciones de estrés, los pulmones se abren y permiten una mayor oxigenación.

El resultado es un motor económico que permite alargar el recorrido de apertura de las válvulas para aumentar la potencia hasta los niveles de un coche deportivo cuando el conductor pisa el acelerador, y acortarlo para limitar el consumo de combustible, de forma variable, cuando el conductor conduce de forma moderada.

Parecía un sueño, pero Kawamoto lo consiguió, y cuando la Compañía lanzó el Honda Integra de 1989 con motor DOHC VTEC, el sueño se había hecho realidad, lo que dio lugar al famoso eslógan de Honda: “El Poder de los Sueños” inspirado en la visión de su fundador Soichiro Honda.

CR-Z: el primer coupé híbrido del mundo

Dos décadas después del lanzamiento del Integra equipado con el primer motor VTEC de la historia, en 2010 Honda lanzó el CR-Z, que a su manera también dio una vuelta de tuerca al mercado al ser el primer coche deportivo con motor híbrido y transmisión manual de 6 velocidades del mundo.

El Honda CR-Z

El Honda CR-Z se convirtió en el primer coupé del mercado

Tercer modelo en la gama híbrida de Honda, el CR-Z respondía también a un reto de ingeniería: conseguir un motor híbrido que pudiera impulsar un coche deportivo. El resultado probó que sí, es posible: se puede combinar la eficiencia energética y un consumo de combustible reducido con las prestaciones deportivas que permiten disfrutar la conducción al máximo.

El Honda CR-Z fue Coche del Año en Japón en 2010 y 2011, Coche Verde del Año 2010 según la revista británica Motoring, y fue incluido entre los Mejores Coches Verdes por Mother Earth News en 2011. En los Estados Unidos, el Honda CR-Z es uno de los vehículos menos contaminantes, y es considerado Vehículo de Tecnología Avanzada de Emisiones Cero (AT-PZEV).

Objetivos, retos, sueños que parecen imposibles de alcanzar. La innovación es exactamente eso: explorar y explorar hasta rozar lo imposible, llegar y mostrar el camino a los demás. El Integra y el CR-Z son sólo dos pruebas de que soñar a lo grande vale la pena, de “El Poder