octubre 5, 2017

Automóviles inteligentes en los 70: cómo se gestó el sueño

Vehículos conectados, sistemas de seguridad activa, autopistas inteligentes… Son ideas que hoy vemos por todas partes, pero… ¿cuándo comenzó este sueño? En el caso de Honda, tenemos constancia de que nuestros ingenieros ya discutían y experimentaban con los coches autónomos mucho antes de la era de la conectividad en la que vivimos inmersos actualmente.

Máquinas de tercera clase

Desde un punto de vista de pura ingeniería, los automóviles como máquinas aún dejan mucho que desear: no sólo necesitan de control humano permanente para funcionar, sino que además, dicho humano debe pasar por un proceso de aprendizaje y entrenamiento que puede durar hasta meses. Visto fríamente, el coche es probablemente la máquina que más atención humana requiere.

Esta cuestión ha estado presente en la industria automovilística desde hace décadas, de alguna manera apuntando informalmente hacia un camino que, más pronto o más tarde, sería inevitable: hacer de los automóviles máquinas más intuitivas, más fáciles de controlar, más inteligentes.

Los años 70, tiempos de cambios acelerados en muchos ámbitos sociales y económicos, fueron también tiempos de avances tecnológicos. La industria del automóvil comenzaba a explorar soluciones electrónicas a los retos del sector, un proceso que terminó con las tecnologías de control electrónico aplicadas a múltiples partes del automóvil, desde la transmisión a los contadores. Un nuevo campo había nacido: la electrónica del automóvil, estrechamente vinculada a los grandes retos de la época, como la medición de las emisiones contaminantes y los avances en seguridad.

Ruta al futuro

A finales de los 70, la electrónica ya se había convertido en una parte integral del desarrollo de los vehículos. Pero Honda, que había pasado años inmersa en el nuevo motor CVCC, se había quedado rezagada. El escogido para solucionar esta situación fue un sorprendido Katsutoshi Tagami, hasta entonces responsable de los generadores portables de la marca. La nueva estrategia emprendida por Honda tenía por concepto central una idea visionaria: el «automóvil inteligente”.

El objetivo principal del desarrollo de sistemas electrónicos en aquella época era facilitar el control de los motores y las transmisiones, un proceso que terminaría por llevar al hoy ya popular «control de crucero automático». El siguiente paso sería conseguir un mayor control de la dirección, y a largo plazo, el conductor podría incluso marcar un destino sobre el mapa y dejar que el coche seleccionara automáticamente la mejor ruta. Y por supuesto, el objetivo final era conseguir algún día un automóvil capaz de conducirse solo.

En Honda, esta hoja de ruta se bautizó como ACE: “Automatically Adaptive and Creative Electronically Controlled System, un largo proceso que conduciría al desarrollo, entre otros, de los sistemas PGM-F1 (Programmed Fuel Injection) y los primeros sistemas de frenado antibloqueo.

De la obsesión al liderazgo

En 1977 comenzó una nueva obsesión en la investigación de Honda en sistemas automatizados: el uso del giroscopio como sistema de navegación para automoción basado en mapas. Como ya explicamos en el post El Honda Electro Gyrocator, el tatarabuelo de los GPS, Honda fue la primera marca en desarrollar un sistema más o menos automático de navegación a bordo.

Después de años de dedicación y tras experimentar con sistemas analógicos, Honda se hizo con las patentes tecnológicas básicas relacionadas con la creación de mapas digitales y los sistemas electrónicos para su uso a bordo, y se declaró pionera de la industria en este campo. El desarrollo de estos sistemas fue largo y duro, entre otras cosas porque no existían medios adecuados para almacenar tal cantidad de datos. Cuando Honda comenzó a digitalizar mapas, los CD-ROMs aún estaban en la cuna, ¡el equipo tenía que utilizar disquetes de 8 pulgadas!

La segunda generación del sistema NAVI, ya con tecnología de mapas digitales, salió al mercado de la mano del Honda Legend de 1990. Un lanzamiento que marcaría el liderazgo de los sistemas de automatización electrónica de Honda, estableciendo el camino a seguir para las siguientes décadas.

535 - Coches inteligentes en los 70, cómo se gestó el sueño_02