febrero 22, 2019

Revolución Honda S2000: transformando los deportivos

¿Sabías que el Honda S2000 de 1999 fue unos de los primeros coches modernos en arrancar simplemente presionando un botón? En este caso, por supuesto, el botón era rojo Honda, con letras impresas que en las que se leía “engine start”. Hoy rememoramos el lanzamiento de este mítico biplaza, que Honda diseñó para celebrar el 50 aniversario de la marca, que rompió moldes y revolucionó el sector de los deportivos.

Heredero de la saga de roadsters ligeros -iniciada por el S500, el S600 y el S800-, el legendario deportivo de Honda siempre fue pura emoción. El S2000 robó corazones desde antes incluso de existir, cuando Honda presentó el primer concept en el Salón del Motor de Tokio de 1995, bajo el nombre de Sports Study Model. Las expresiones de admiración no eran para menos: el sorprendente modelo había sido diseñado nada más y nada menos que en colaboración con Pininfarina, la aclamada firma de diseño italiana.

El objetivo era tener el modelo de producción a tiempo para conmemorar con su lanzamiento el 50 aniversario de la fundación de la marca. Y así fue. Menos de cuatro años más tarde nacía el hoy archiconocido deportivo, del cual se llegaron a vender más de 110.000 unidades.

Nacido para emocionar

El corazón de cualquier deportivo es el chasis, y el S2000 no fue ninguna excepción. El emblemático descapotable llevó a producción el reconocido ‘X-bone frame’, que superaba en ligereza y también en resistencia a cualquier roadster o deportivo de la época. El motor estaba situado detrás del eje delantero, de manera que contribuía así a alcanzar una distribución de peso ideal a lo largo del vehículo.

Equipado con suspensión de doble muelle y con la potencia dirigida a las ruedas traseras, el Honda S2000 se convirtió rápidamente en el favorito de los conductores más puristas en todo el mundo.

En una nube

Pero aún había más razones que marcaban distancia entre el S2000 y el resto de deportivos del momento. Por ejemplo, los deportivos de entonces contaban con motores de seis cilindros, pero los ingenieros de Honda prefirieron dotar al S2000 de un compacto motor de cuatro cilindros que permitía mayor agilidad.

Los primeros modelos S2000, con una línea roja de más de 9.000 rpm, eran máquinas asombrosas. Con un motor VTEC cuatro cilindros de 2 litros, los biplaza de Honda eran capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 6,4 segundos, y sonaban como si estuvieran luchando por el podio en el circuito de Mónaco. En otras palabras, ningún otro motor conseguía más potencia por litro que el S2000.

Cuestión de botones

Otro botón memorable, junto al de arranque que comentábamos, era el que activaba el mecanismo para abrir y cerrar el techo eléctrico del biplaza. El sistema era brillantemente simple: el conductor sólo tenía que soltar un par de pestillos, apretar un botón y… ¡voila! El techo del coche bajaba o subía en seis segundos, el mismo tiempo que cuesta, por ejemplo, abrir el estuche de las gafas de sol y ponérselas.

Como ya su nombre indicaba, los años 2000 fueron los del S2000. El modelo recibió incontables premios y reconocimientos hasta el fin de su producción en 2009. Entre muchos otros, el biplaza de Honda estuvo en la “Lista de los Diez Mejores Automóviles”‘ de la revista Car and Driver en 2000, 2001, 2002 y 2004, y fue número 1 en el informe del programa de la BBC Top Gear en 2004, 2005, y 2006.