febrero 14, 2020

Nuevo Jazz: el mejor “compañero” para tu día a día

“Yoo no bi”. No, esta expresión japonesa no sirve para hacerse el loco y declarar no haber visto nada. Más bien todo lo contrario. “Yoo no bi” es una noción que honra la belleza de los objetos cotidianos, y también el nombre de la nueva filosofía de diseño de Honda, puesta en práctica en el nuevo Honda Jazz. Aunque muchas veces pasan desapercibidas, las cualidades de las cosas que utilizamos en nuestro día a día son una fuente importante de bienestar.

Siguiendo esta filosofía, cada detalle del nuevo Jazz ha sido pensado para hacer la vida de sus ocupantes más cómoda, más emocionante, más feliz. En palabras del líder de proyecto Takeki Tanaka, el objetivo era desarrollar un automóvil que tuviera “el poder de enriquecer la vida diaria de quienes lo utilizan”. El diseñador Baek Jongkuk añade: “Quería crear un automóvil que fuese un ‘buen compañero’ para su propietario”. Y los buenos amigos, ya se sabe, no sólo son los que nos ayudan cuando hace falta, sino también los que nos hacen sonreír cada día.

Además, el Jazz híbrido de próxima generación, que llegará a Europa el próximo verano, es clave en el compromiso de Honda de ofrecer una gama 100% electrificada a partir de 2022.

Compacto no, lo siguiente

La estrategia para diseñar este «buen compañero» ha sido aumentar a niveles extraordinarios los niveles de eficiencia, comodidad y funcionalidad, ya característicos de las anteriores versiones del modelo.

El resultado es un Jazz aún más compacto, en el que la altura general se reduce para crear un diseño inclinado hacia delante, con un habitáculo ergonómico, despejado y minimalista, que aúna funcionalidad, comodidad y conveniencia a través del uso de materiales duraderos como tejidos hidrófugos, pero también agradables al tacto, como el suave salpicadero.

Para rematar el interior diáfano, el panel de control, estrecho y fácil de usar, se extiende horizontalmente por el habitáculo para facilitar el uso al conductor, instalado en una innovadora estructura de asiento diseñada para ofrecer mayor soporte lumbar. Otro detalle sofisticado son los reposabrazos de la consola central, situados a la misma altura que el de la puerta, una característica propia de modelos de gama más alta.

La belleza de la simplicidad

El nuevo urbano compacto de Honda aspira, en definitiva, a explorar nuevas maneras de dar respuesta a las necesidades y placeres de los conductores actuales. El confort del interior se alinea con un diseño exterior simple y sofisticado, en el que las líneas de contornos suaves se integran para dibujar una silueta uniforme y altamente reconocible. El tratamiento de la superficie exterior, también inusualmente suave, contribuye a conseguir un delicado equilibrio visual, en el que todas las superficies se fusionan para difuminar cualquier indicio de línea.

Para incorporar el nuevo sistema híbrido de dos motores —de serie por primera vez en el Jazz— sin sacrificar el espacio interior, los ingenieros de Honda han ideado una estructura con un frontal más corto y la cabina desplazada hacia adelante. El arco que fluye desde el capó hasta los guardabarros traseros incorpora una serie de tecnologías pioneras, con la presión de los impactos desviada al montante posterior.

El parabrisas panorámico y el diseño de las lunas delanteras dejan paso a la luz natural y ofrecen un campo de visión amplio y despejado. Todos los detalles, como los estilizados retrovisores, están pensados para minimizar el ruido y la resistencia aerodinámica. Para marcar la diferencia, la versión Jazz Crosstar añade la robustez propia de un SUV, con una llamativa parrilla frontal, vistosos elementos en negro, barras portaequipajes y llantas de aleación específicas.

¿Listos para dar la bienvenida a un buen compañero?